La Morosidad actualmente llega al 45%. No hay duda. La morosidad sube y lo hace con mucha más fuerza de lo que los datos generales dejan vislumbrar.

SERVICIOS DE RECOBRO

     El recobro de los impagados es un acto que permite aumentar la rentabilidad de la empresa, minimizar las perdidas por fallidos incobrables y recuperar beneficios.

     Muchas veces las empresas pasan a fallidos impagados que mediante una adecuada gestión recuperatoria serían perfectamente recobrables.

     No obstante las empresas por falta de personal, medios y “know how” no realizan adecuadamente la recuperación de sus impagados y al final tienen que pasarlos como fallidos definitivos a su cuenta de resultados.

     La empresa que no consigue cobrar una factura sufre irremediablemente una pérdida económica que equivale al coste del producto vendido y sufre un lucro cesante que es le margen comercial que ha dejado de percibir.

     La mejor solución es no demorar la entrega del impagado a especialistas en el recobro de deudas empresariales que realizarán las gestiones necesarias para recuperar el importe del impago.

     El tiempo es un factor clave para la recuperación de los impagados. El paso del tiempo es el factor que penaliza en mayor medida la cobrabilidad de las deudas. Si el acreedor actúa antes de los 90 días desde el impago, las posibilidades de recuperación de las deudas se elevan a un 90%. Ahora bien si se deja pasar el tiempo, las posibilidades de recuperación disminuyen proporcionalmente a los meses transcurridos desde la fecha del impago.

     Recomendamos a las empresas acreedoras que inicien lo antes posible las gestiones recuperatorias puesto que una actuación temprana es garantía de éxito en las acciones de recobro.

UNA SOLUCIÓN Y UNAS TARIFAS A LA MEDIDA

     Estudiamos individualmente cada problemática de morosidad que puedan tener sus clientes y les ofrece soluciones diseñadas a su medida.

     Ofrecemos las tarifas más favorables para el cliente según las características de la deuda a recuperar (antigüedad, volumen, importes, documentación, localización).

     Nuestra posición es ofrecer unas tarifas basadas en porcentajes sobre los importes recuperados siempre que la tipología de los impagados lo permita.

LA VIA LITIGIOSA

     En caso de que no se pueda llegar a un acuerdo amistoso, podemos iniciar las acciones judiciales necesarias para la recuperación de la deuda bajo las condiciones más favorables para el cliente.